Baños Verdes
27 febrero, 2017
Reflexión en torno a “la Madre Tierra” sabiduría y fuente de nuestros amores
27 febrero, 2017
ver todos

H♀ola mujer sabia

Moviendo la energía para sanar

Los procesos de sanación son una oportunidad para re-crearnos constantemente transformando nuestra energía física, emocional, mental y espiritual en la verdad que queremos ser. Sanación es sabiduría, amor, nutrición, conocimiento, osadía, innovación, oración, compasión y es naturaleza. La autora y herbóloga Susun Weed nos presenta un modelo orgánico de la sanación que envuelve seis etapas o pasos. En cada etapa movemos nuestra energía interior y creamos conciencia de nuestro avance en la sanación.

Etapas en la Sanación

Las etapas son: dormir y descansar (etapa cero), buscar información (1°), conectar la energía (2°), nutrir y tonificar (3°), estimular o sedar (4°), usar drogas o suplementos (5°) y romper y entrar (6°). La etapa cero es una etapa de descanso, meditación y relajación profunda. En la etapa uno recopilamos información sobre nuestros mal-estares en libros, con grupos de apoyo o de diagnósticos caseros y familiares. Conectamos nuestra energía vital a través de la oración, con remedios homeopáticos, llorando, con visualizaciones, rituales, aromaterapia, riendo, bailando y pintando. Podemos nutrirnos y fortalecernos con infusiones y vinagres de yerbas, amando, usando tinturas, cambiando nuestros estilos de vida o realizando actividades físicas. Para estimular/sedar usamos baños calientes y fríos, tinturas de plantas, acupuntura o masajes. El riesgo de crear dependencia en los remedios de esta etapa depende de la frecuencia, la dosis y la extensión en el uso de estos remedios. Los suplementos como vitaminas y minerales concentrados o sintéticos o los alimentos especiales como algas se usan en la etapa cinco. Estos suplementos no son los remedios de las etapas anteriores. Con los suplementos sintéticos se corre el riesgo de que causen más daño que bien. Esta etapa incluye el uso de drogas como alcaloides sintéticos, hormonas que se ingieren por vía oral o inyectables y homeopáticos de alta dilusión. Las sobredosis en estos casos causan efectos graves. La última etapa romper/entrar incluye el uso de drogas sicoactivas y pruebas diagnósticas invasivas como biopsias y mamografías. Los efectos secundarios son inevitables y pueden ser permanentes. Las etapas 0,1,2 y 3 se usan como medicina preventiva. La prevención es una forma holística de sanar, aunque invisible. Nuestra energía vital nos lleva continuamente a la prevención, es decir a relajarnos profundamente (etapa cero), a buscar información (etapa uno) , a conectar la energía (etapa 2), nutrirnos, amar y hacer ejercicio (etapa 3).

Moviendo la energía para sanar

Durante tu proceso de sanación, respeta la singularidad de tu cuerpo, tus intuiciones y sentimientos. Si quieres resolver el problema o mal-estar con la menor cantidad de efectos secundarios, comienza con la primera etapa, después selecciona un remedio de la etapa 2° y establece un tiempo de prueba. Si el problema no se resuelve en ese tiempo decide si aumentas el tiempo o si pasas a la próximo etapa. Continúa el proceso moviendo la energía por las etapas 3°, 4°, 5° ó 6° según lo necesites hasta que tu mal-estar se transforme. Cada etapa aumenta los riesgos y la severidad de los efectos secundarios así que, es crucial intentar por lo menos una de las técnicas de la etapa 2° por extrañas que parezcan, antes de usar los remedios de la etapa 3° en adelante. El tiempo que le dediques a las primeras te ayudará a seleccionar los mejores remedios de la próxima etapa y así sucesivamente. Cuando el mal-estar se transforme, no te detengas, vuelve a practicar las etapas en reverso hasta llegar a la etapa cero: no hagas nada, excepto dormir, meditar y descansar. Una etapa invisible y vital.

La autora dirige Aromas de Tierra®, ofrece seminarios, talleres, productos y libros de referencia sobre la herbología para el cuidado de la salud holística, el bienestar, la relajación y la estética botánica. Puede comunicarse a: (787)735-4478 ó info@aromasdetierra.com

ACEITES PARA MOVIMIENTOS DEL MASAJE SUECO

EFFLEURAGE (roce)- Para sentir la condición de los tejidos, la tensión, la temperatura y sensibilidad. Relaja y alivia dolor, mejora la circulación sanguínea y linfática en los tejidos.
Aceites: lavanda, geranio, manzanilla, menta

FRICCION– Estimula la circulación y el metabolismo de los tejidos. Relaja los músculos, alivia el dolor, elimina y previene la fibrosis que se forma en los tejidos. Se da tono o mejora la elasticidad de los tejidos suaves.
Aceites: romero, poleo, limoncillo, malagueta

PETRISSAGE (amasamiento)- Mejora la circulación venosa y fluidez de la linfa en los tejidos, mejora elasticidad muscular e impide el desarrollo de fibrosis. Relaja los músculos, elimina la materia de desecho (toxinas) y estimula el flujo sanguíneo y linfático.
Aceites: geranio, salvia, poleo, manzanilla

TAPPOTAGE (golpeteo)- Expande la superficie capilar mejorando la circulación en el área de la espalda. Ayuda a aliviar la congestión y eliminar la mucosidad del área respiratoria.
Aceites: salvia, eucalipto, mejorana, jengibre y lavanda

VIBRACION– Relaja, alivia dolor y elimina mucosidad del sistema respitario.
Aceites: salvia, eucalipto, mejorana, jengibre y lavanda

MASAJE AROMATERAPEUTICO
Se basa en la estimulación de la circulación y en los aceites para eliminar toxinas de los sistemas del cuerpo. Utiliza las técnicas de effleurage y tappotage para mejorar la absorción de los aceites. Algunos tratamientos de aromaterapia usan puntos de presión, como en la acupresión, para lograr el resultado deseado.
Aceites: romero, jengibre, manzanilla, salvia